Jornada de Proyectos de Humanidades Digitales en la BNE

El pasado martes 14 de marzo asistí a la “Jornada de Proyectos de Humanidades Digitales en la BNE” que se celebró en el Salón de Actos de la Biblioteca Nacional de España (BNE). La sesión, como no podía ser de otra manera, comenzó con unas palabras de Ana Santos, directora de la BNE, en las que no solo mostró lo que ofrece la Biblioteca Nacional (datos normalizados, contenidos libres y preservación de la web española) sino también lo que necesita y admite: peticiones de colaboración y sugerencias para digitalizar con el fin de mejorar los canales de comunicación entre la BNE y los investigadores de fondos de la entidad.

20170314_093929

Ana Santos, directora de la BNE

La siguiente en tomar la palabra fue María Fernández (Red.es) que explicó el interés de digitalizar fondos de archivos, bibliotecas y museos como activos económicos culturales siempre que la digitalización tenga estructura e inteligencia en sí misma ya que digitalizar no solo consume tiempo sino también recursos. De ahí que las tecnologías de procesamiento del lenguaje natural sean tan importantes. En palabras de María Fernández, para el verdadero florecimiento de las humanidades digitales es imprescindible un cambio cultural.

20170314_095021

María Fernández, de Red.es

La Secretaria de Estado de Investigación, Carmen Vela, cerró los distintos discursos de apertura de la jornada. Ésta resaltó en cifras el destacado papel de la investigación española en el panel europeo, ya que España es el cuarto país en proyectos de investigación en la Unión Europea (UE), y además el primero en retornos de la UE en cuanto sea efectivo el Brexit. Sin embargo, el European Research Council (ERC) apenas registra proyectos de humanidades españoles y por ello animó a postular en las convocatorias a los asistentes con proyectos de humanidades digitales.

20170314_100042

Carmen Vela, Secretaría de Estado de Investigación

Las comunicaciones que siguieron mostraron los distintos proyectos que tiene la BNE con determinados grupos de investigación, en su mayor parte de literatura española del Siglo de Oro y de la Edad de Plata y con bastantes investigadores vinculados a la Universidad Complutense de Madrid de manera directa o indirecta, los cuales elaboran ediciones críticas digitales, reconstruyen retrospectivamente bibliotecas ideales o bibliotecas de autores, diseñan paginas web capaces de unir contenidos del Museo del Prado y la BNE, etc. Evidenciándose de paso que muchos de esos proyectos de humanidades digitales cuentan o han contado con patrocinio de empresas privadas: por ejemplo Telefónica ha financiado buena parte de las digitalizaciones de la propia BNE y el Grupo Loewe, perteneciente al holding LVMH, ha participado en el Proyecto E-Lite.

Entre todos los proyectos mostrados durante la mañana, destacó el proyecto Dyalogyca en el que colabora la Biblioteca Menéndez Pelayo de Santander, y al que enlazan la BNE, la Biblioteca Nacional de Francia, Hispana o la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla. Se trata de un proyecto del Grupo de Investigación en Estudios de Prosa Hispana Bajomedieval y Renacentista de la Universidad Complutense que ha conseguido financiación para más de diez proyectos consecutivos y cuyo objetivo es poner en circulación un Corpus Diacrónico de Diálogos Ibérico.

Asimismo, durante la sesión de mañana, distintos responsables de proyectos de humanidades digitales han reclamado un modelo de edición digital estandarizado. Una vez finalizadas las presentaciones de la mañana,  y como la organización no tenía previsto tiempo alguno para preguntas, se pasó rápidamente a la mesa redonda, en la cual se anunció que la Universidad Complutense va a crear un Instituto de Humanidades Digitales. También se ha propuesto para mejorar el desarrollo de las humanidades digitales en España reducir materias y contenidos en los grados de humanidades de las universidades españolas para así poder introducir asignaturas que favorezcan la creación de proyectos de investigación en Humanidades Digitales. Para ello, se pidió la colaboración de la BNE, que accedió a apoyar esta reivindicación de la mesa redonda, que concluyó reivindicando que el modelo de trabajo colaborativo de Humanidades Digitales debe ser Wikipedia, es decir, un trabajo hecho por muchos y continuamente reeditable por cualquiera. Afortunadamente, durante la mesa redonda se permitió un turno de preguntas en el que los asistentes podían participar y a mi entender se hicieron algunos comentarios muy lúcidos.

20170314_124024

Componentes de la mesa redonda

La sesión de la tarde continuó con bastante menos gente, dada la veraniega tarde madrileña, y los proyectos presentados perdieron el marcado carácter literario que tuvieron los de la mañana, aunque fue una sesión mucho más larga de lo previsto ya que algunos conferenciantes sobrepasaron con creces el tiempo estipulado para su presentación. La diversificación temática fue reducida, pero dentro de ella se explicaron algunos de los proyectos de humanidades digitales que más me gustaron como el titulado “Transcripción asistida de manuscritos” que partió como un proyecto de inteligencia artificial y ha desembocado en humanidades digitales, o el proyecto de transcripción paleográfica de la Universidad de Birmingham denominado “Historia de España Digital”, financiado por el gobierno inglés y del que forma parte la exposición del códice “Estoria de España” que hasta el 30 de marzo permanece expuesto en la Biblioteca Ménendez Pelayo de Santander.

Esto fue lo más destacado de esta primera edición de la Jornada de Humanidades Digitales en la BNE y, dado el éxito, se celebrará una segunda edición el próximo otoño. Como última recomendación, sería de agradecer que hubiese más variedad temática en los proyectos que se presenten en esa futura Jornada.

20170314_073254

Puerta de Alcalá

20170314_154210

Fachada delantera BNE

20170314_074314

Fachada trasera BNE

20170314_154049

Detalle de la entrada principal de la BNE