❧ Tianjin Binhai: la biblioteca futurista de China

La Biblioteca Tianjin Binhai (China), apodada «El Ojo» por el globo terráqueo que alberga en su interior que funciona como auditorio, bien puede ser el sueño de los amantes de los libros con sus 33.700 metros cuadrados, distribuidos en cinco plantas con espacio de almacenamiento para 1,2 millones de libros.

La concepción futurista de esta biblioteca ha sido concebida por el estudio de arquitectura holandés MVRDV en colaboración con arquitectos locales del Instituto de Planificación y Diseño Urbano de Tianjin. El atrio es la parte más espectacular del edificio, ya que genera la ilusión óptica de estar ante un «océano de libros» al estar decorado con láminas de aluminio impresas que simulan libros en las zonas de difícil acceso, mientras que los libros reales se sitúan en las zonas accesibles.

Desde el punto de vista arquitectónico y del diseño, este atrio de treinta metros de altura es simplemente asombroso. Sin embargo, para Liu Xiufeng, director adjunto de la biblioteca, no resulta funcional y considera el diseño del edificio un “dolor de cabeza”. Y es que por problemas presupuestarios, la función del atrio fue modificada, pasando a ser sala de almacenamiento de libros, cuando había sido concebido como zona de tránsito, lo que obligó a cegar el acceso a una inmensa cantidad de metros lineales de las estanterías superiores y limitó la capacidad de almacenamiento.  A ello hay que sumar los numerosos accidentes que ha provocado la disposición de las escaleras del atrio entre los usuarios de la biblioteca. Por ello, los responsables de la biblioteca han decidido regresar al atrio su función original como un lugar por el que circular, sentarse, leer o conversar y trasladar los libros allí dispuestos a salas convencionales de consulta.

No obstante, no todo son cosas negativas. La exposición de imágenes en los medios de comunicación y redes sociales del impresionante atrio de la biblioteca ha sido un foco de atracción para visitantes y usuarios, provocando un notable aumento del número de lectores: los préstamos diarios de libros se han multiplicado por cuatro desde la inauguración y las salas infantiles desbordan de familias con niños.