❧ Catálogo Colectivo de Marcas de Fuego

La marca de fuego se define como una señal carbonizada colocada principalmente en los cantos de los libros mediante un instrumento metálico candente. Se valora como un testimonio histórico distintivo que permite identificar a las instituciones y particulares que se valieron de ellas; como evidencia de haber sido los poseedores de ciertas colecciones bibliográficas. Tampoco se descarta que las marcas se aplicaran como una forma de selección.

Principalmente, la práctica de la marca de fuego se ubica durante el periodo colonial en México, aunque también hay casos aislados de marcas de fuego en Europa. La evidencia indica que su uso se inició hacia la segunda mitad del siglo XVI y perduró hasta las primeras décadas del siglo XIX. Dicha praxis encontró acogida en las bibliotecas conventuales y en instituciones religiosas dependientes del clero secular. Aisladamente, también se tiene registro de algunas bibliotecas de particulares que ostentan su propia marca de fuego.

La biblioteca Franciscana de la Universidad de las Américas Puebla y de la Provincia Franciscana del Santo Evangelio de México así como la Biblioteca Histórica José María Lafragua de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla emprendieron conjuntamente la construcción del Catálogo Colectivo Marcas de Fuego disponiendo para ello de estudios, observaciones sistemáticas y experiencias que han llevado a la propuesta de una metodología específica, con procedimientos de registro manual, fotográfico (con sus metadatos correspondientes) y la aplicación probada de un software libre –xmLibris– desarrollado por la Biblioteca de la Universidad de las Américas Puebla, así como la experiencia de cooperación en diversos proyectos conjuntos.

Actualmente, esta herramienta bibliotecológica en línea auxilia a los bibliotecarios en la adecuada identificación de la procedencia de los libros antiguos, información registrada en los catálogos automatizados principalmente. No obstante, a medio plazo, cuando se vayan incorporando otras bibliotecas a este catálogo y se cubra un espectro más amplio, se aspira a que los investigadores interesados en la reconstrucción de bibliotecas novo-hispanas se sirvan de este recurso, le dediquen estudios a este tema y nos enriquezcan con nuevas aportaciones. En este sentido el proyecto está abierto a la incorporación de nuevas instituciones interesadas en dar a conocer las marcas de fuego de sus colecciones bibliográficas.

Marca de fuego de la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri (Puebla, México)

Fuente: Catálogo Colectivo de Marcas de Fuego